780.000 dólares es la cantidad que se ha recaudado en una puja donde una joven brasileña ofrecía su virgo al mejor postor.

Las ofertas llegaron de Japón, Estados Unidos, la India, Australia y Brasil, pero el “premio” se lo ha llevado un japonés identificado como Natsu, quién pujó la cantidad anteriormente mencionada para la subasta realizada en Internet por los productores de una película documental.

El objeto del deseo.

Catarina Migliorini, que así es como se llama la joven, tiene 20 años de edad y vive en la pequeña ciudad de Itapema, en el estado meridional de Santa Catarina. Formará parte del documental “Virgins Wanted“, que se basará en la primera experiencia sexual de ella, con un desconocido y por dinero.

Catarina ha dejado claro que el acto tardará una hora como máximo, y no incluirá besos, el comprador no puede traerse a otra persona, intentar realizar sus fantasías, usar juguetes sexuales, nada… y que también es obligatorio el uso de preservativo.

La chica no considera que lo suyo sea un caso de prostitución:  “Cuando uno hace algo una vez en su vida, no significa que esta cosa sea su profesión. Si tú sacas una foto y te sale bien, ello no te convierte en fotógrafo”, ha explicado, añadiendo también que se considera una chica muy romántica, que esto lo ve solo como un negocio, lo cual no evita que siga creeyendo en el amor.

Si la puja se ha elevado por las nubes, el “premio” no iba a ser menos.

El desenlace de esta historia se llevará a cabo a bordo de un avión, durante un vuelo entre Australia y Estados Unidos, donde, según el portal brasileño UOL, también estará a bordo el ruso Alexander Stepanov, quien recibirá la modesta suma de 3.000 dólares por acostarse con una persona identificada solamente como Nene B. De tal sujeto no se sabe si es un hombre o una mujer, se sabe que hizo su oferta desde Brasil.

El organizador de la subasta, el australiano Jason Sisely, explicó que Catarina está muy feliz, al igual que sus allegados en Brasil.

Lo mejor de esta historia es que, según ha explicado ella, no todo el dinero irá destinado a su propio bolsillo sino que, en parte financiará sus estudios universitarios en 2013 y el resto lo destinará a construir casas para los pobres de su región.

Todo esto me lleva a la reflexión: mientras hay personas sin viviendas, sin pan que llevarse a la boca, ¿cómo es posible que haya gente dispuesta a desprenderse de tales cantidades de dinero en una hora tan solo para desfogar las tensiones de su morbo?

 

Delusion.

Anuncios