Navegando por la red me encuentro un vídeo que esta difundiendo la empresa coreana Samsung sobre sus “stress test”, que no es ni mas ni menos, que las pruebas a las que someten a los teléfonos y demás aparatos para comprobar su resistencia y funcionalidad en condiciones especiales o extremas.

El vídeo no  esta traducido al idioma de Cervantes, pero creo que no es necesario para comprenderle o hacernos una idea generalizada:

Si ya habéis visto el vídeo, supongo que se os habrá quedado una “cara de poker” muy parecida a la mía la primera vez que lo vi, supongo que porque estabais esperando algo mas “real”, mas improvisado, mas “casero”. Pero no, el vídeo que nos ofrece Samsung parece hecho para un anuncio de TV, puro marketing directo, que por lo menos en un servidor, lo único que despierta es incredulidad.

Podría llegar a creerme que el botón resiste todas esas pulsaciones, si me apuras y depende del tiempo de exposición también podría llegar a creerme que el teléfono resiste una ligera lluvia de agua…

Pero lo que de ninguna manera me creo, y es mas, me sale una carcajada cada vez que lo veo, es que el teléfono resista un presión de 100 kilos sobre su pantalla, un chorro directo de agua, o un paso por la lavadora.

La gota que colma el vaso es que Samsung quiera hacernos creer que las pantallas de los teléfonos no se rayan con las llaves y las monedas. En fin…

Anuncios