No pudo ser

Final por todo lo alto del mundial de Fórmula 1 en el circuito brasileño de Interlagos. Una carrera apasionante de principio a fin, no apta para gente con problemas del corazón.
El cielo amenazaba agua ya en la parrilla de salida, y en la vuelta de calentamiento pilotos como Pedro de la Rosa ya comentaban que caían gotas en algunas partes del circuito, pero la carrera se declaró en seco y los monoplazas salieron con ruedas de seco.

En la primera vuelta Vettel se ve involucrado en un accidente haciendo un trompo y siendo golpeado fuertemente por el coche de Senna, está último, con el fondo plano roto, sistema de escape dañado y en mirando a la dirección equivocada. Alonso es cuarto por detrás de los McLaren y del Force Indian de Nico Hulkenberg.
En España se desata la locura

Parece que todo se pone de cara para nuestro piloto, pero el Red Bull a pesar de los daños empieza a remontar posiciones y Vettel marca vuelta rápida. Llueve con intensidad y empieza el baile en los boxes. Fernando Alonso coloca neumáticos intermedios, en la siguiente lo hace Sebastian Vettel y se coloca justo detrás del piloto español, corre la vuelta 16.

Alonso sigue cuarto pero sin poder dar caza a los tres pilotos de cabeza, Vettel ha sido superado por Kobayashi y Massa y está en la séptima posición, sigue sin ser suficiente para que Fernando gane el campeonato del mundo (la diferencia de puntos entre ellos era de trece punto.

Creemos que es posible nuevamente

Un error de estrategia o simplemente mala suerte hace que Vettel entre en boxes a poner neumáticos de seco en la vuelta 52, en la vuelta 55 tiene que volver a entrar para poner intermedios después de que empiece a llover fuertemente. El coche de Hulkenberg impacta contra el de Hamilton, quedando éste último fuera de la carrera y Hulkenberg obligado a pasar por el Pit Lane para cumplir un “drive through” Fernando Alonso se pone en segunda posición con la ayuda de Masa que le deja pasar sin ninguna complicación. Para Vettel tampoco es difícil, ya que, los Toro Rosso están cerca de salirse de la pista e ir por la hierba para facilitarle el adelantamiento, y algo similar hace su compatriota Schumacher. Vettel es sexto y Alonso segundo.

De vuelta a la realidad

Las vueltas pasan y la diferencia de Button (líder de la prueba) con Fernando es de más de 20 segundos, lo que hace imposible que pueda luchar por la victoria que le haría campeón del mundo. El accidente de Di Resta en la penúltima vuelta hace que salga el coche de seguridad, y todos los coches entren despacio (ya que no se puede adelantar debido al coche de seguridad) y pegados. Button, Alonso, Massa, Webber, Hulkenberg y Vettel.

Vettel el tricampeón del mundo más joven de la F1

Sebastian se alza con la victoria en el mundial con una diferencia de tres puntos respecto al subcampeón Fernando Alonso. Entra en el club de pilotos como Ayrton Senna, Lauda, Piquet, etc.

Sin duda Red Bull dispone del mejor coche del mundial, pero tampoco hay que quitar mérito al piloto germano que ha demostrado con sus remontadas que es un grandísimo piloto y también ha sufrido varios abandonos por culpa del famoso alternador.

Enorme trabajo de Felipe y del equipo Ferrari

No creo que Alonso pudiera tener mejor compañero en este circuito, Massa ayudó a Fernando en toda la carrera, dejándole pasar y haciendo tapón a los pilotos que venían detrás. Solamente el gesto de sus lágrimas y el abrazo con Fernando lo dicen todo. Enorme el equipo Ferrari en la estrategia y en las paradas en boxes.

Duro palo para nuestro piloto y para todos los aficionados del motor. Seguro que Fernando ha merecido el campeonato, por regularidad, por demostrar que es el mejor piloto aún teniendo en algunos momentos un coche que si no era en sus manos, no podía entrar en la Q3, por dejarse el alma en cada entreno, en cada curva y hasta la bandera a cuadros.

Nos quedamos con su gran temporada, como él dice, la mejor desde que debutó en la Fórmula 1, por las remontada tras remontada, en cada carrera, con el sabor amargo de haberlo tenido tan cerca y perderlo. Pero realmente nunca estuvo tan cerca, Alonso con su talento innato ha sido capaz de que lo pareciera, pero la diferencia entre los Ferrari y los Red Bull era insalvable. Un coche que aspira a un campeonato mundial no puede ser carrera tras carrera medio segundo más lento, en el mejor de los casos.

Uno de mis ídolos, Ayrton Senna, dijo: “El segundo es el primero de los perdedores” Estoy seguro que diría que esto no es aplicable para Fernando Alonso.

Os dejo lo que el piloto asturiano colgó ayer en su cuenta oficial de Twitter:

La impaciencia estropea las cosas e impide realizar grandes obras. El valor de las cosas se va perdiendo. Por ejemplo, si faltara oro, la plata adquiriría valor, y si faltara la plata..el cobre. Lo que necesitas para alcanzar una gran obra en la vida es el reconocimiento de tu clan, de tu familia y de tu trabajo. Sólo así alcanzarás el ser recordado en la memoria de las siguientes generaciones y encontrar el sentido a tus actos

Desde luego por mi parte tiene todo mi reconocimiento, y queda patente que no siempre gana el mejor.

Deseando que llegue el gran premio de Australia!!!

Fsanmer

Síguenos en Twitter

Anuncios