Hoy día 14 de noviembre no pasará a la historia por que los ciudadanos recuperan su dignidad y se arman de valor para reivindicar los derechos que aquellos que “se supone” les representan les están arrebatando, tampoco pasará a la historia por el tema central de esas protestas: la pésima gestión de este gobierno, más próximo a un despotismo que a una democracia, que se está llevando a cabo. No, no pasará a la historia por eso, pasará, como siempre, por la violencia ejercida por una minoría de manifestantes que seguro ya no aguantan más las tensiones a los que son sometidos.

Y es que en lo que más hincapié hacen todos los medios es precisamente en eso desviando la atención del verdadero problema: el gobierno del desgobierno. Pero lo importante es eso y las cifras de secundación de la huelga.

He oído a algunos calificar incluso de terroristas a personas a las que el terror de este gobierno les ha dejado sin vivienda, sin empleo, sin sanidad ni educación de calidad, personas que se han tenido que privar de bienes básicos para poder pagar sus impuestos hasta que han podido y después ver como ese dinero iba destinado a los principales responsables de esta catástrofe.

Quiero hacerle una pregunta a estos déspotas: Exprimís al pueblo echándole los kilos que se lleva la banca a sus espaldas pero ¿Quiénes os han puesto en el cargo que ocupais, el pueblo o los jefazos de la banca? Parece que se os ha olvidado. No hace falta contestarla está claro. La misma ley electoral deja claro lo que os importa el pueblo, frente al resto de resultados positivos para los partidos políticos se obtuvo una mayoría de votos  nulos, en blanco o votos que ni si quiera se emitieron, esos votos que me parece recordar rondaban el 30 y pico por ciento deberían traducirse en escaños vacíos, son votos que no han ido para nadie , porque en una democracia hay que respetar a las mayorías ¿no?, se os llena bien la boca con eso (cuando os conviene). Si la democracia fuese real, supondría que no gozaríais de la mayoría absoluta en la que ahora os regocijais.

La historia por el forro, también a vuestra conveniencia.

También se oye por ahí que si es que esto viene de hace un par de años, que los sindicatos actuaban de otra manera con el gobierno anterior que con este gobierno, que por qué hay que financiar con dinero público sindicatos con los que algunas personas no están de acuerdo bla, bla y bla. En primer lugar no todos los sindicatos se financian con dinero público ni tienen, por tanto, relaciones políticas con ningún partido, si se financian partidos políticos con dinero público cuando una mayoría no les ha votado ¿por qué no se iba a financiar un sindicato?

Pero bueno, ¿Tocaís la historia? muy bien, pues vamos a verla. No hace tantos años, aunque parece que se os olvida, que vivíamos en el país de la piruleta donde todo era de color de rosa, los bancos eran muy buenos y comenzaban a llevar a cabo el plan de su negocio concediendo hipotecas a diestro y siniestro sin ningún tipo de control, una burbuja se empezaba a inflar tanto que estaba claro que iba a acabar estallando, pero ¿Quiénes eran los responsables de controlar la inflación de esa burbuja? pues un partido que estaba más interesado en meternos en una guerra incluso en contra de la opinión de la mayoría de la población que gobernaba, guerra que le costó bastante dinero al fondo público y lo más importante: sesgó miles de vidas, si, el partido que hoy llama delincuentes a unos pocos que ya no aguantan la situación en que les han metido. Bien esa guerra acabó poniendo en el gobierno a otro que es más de lo mismo, que no tuvo cojones de aguantarle el pulso a la banca y terminó cediéndole gran parte del fondo público, esto se tradujo en un descontento generalizado entre una población que parece estar destinada a ser siempre gobernada por A o B que viene a ser la misma mierda. Por tanto volvió el partido anterior con un programa bastante opaco pero que se presentaba como única salida para una sociedad que agonizaba, que solo conoce A o B y que parece abrazarse al refrán “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Vamos a hablar del presente que recurrir a la historia ya no parece ser tan cómodo.

¿Qué ha pasado? Pues como es lógico, que cuando se vota sin saber lo que se vota (porque no había nada de transparencia ni en sus discursos ni en su programa electoral) nos llevamos sorpresas.

Hoy se ha convocado la segunda huelga general en lo que va de año, no es lógico ¿no? si este gobierno está salvando el país, por algo será, y lo que más se escucha en casi todos los medios más importantes son el número de detenidos que ha habido en los altercados ocurridos, medios controlados por intereses políticos, por supuesto.

¿Cuántos detenidos hay entre las filas políticas por traer el terror a al pueblo que les ha puesto en el mando? Muerden la mano que les da de comer y si se revuelven le castigan. La justicia parece haber sido secuestrada por la ley que se prostituye únicamente para los más poderosos, por eso se les llena la boca con que “hay que respetar la ley” Muy bien, habrá que respetarla, pero cuando ésta represente a la justicia y no a vuestros propios fines, hipócritas.

Más vale que dejéis de echaros la mierda unos a otros, que dejéis de recoger datos de la historia y os situéis en el presente, un presente en el que el pueblo necesita apoyo y no cargar con vuestros errores, presentes o del pasado. Que vuestra falta de respeto se está traduciendo incluso en víctimas mortales y cada vida perdida por culpa de vuestra desconsideración es un asesinato del que sois responsables, tanto unos como otros.

Quiero aclarar que yo y en Magazineando estamos en contra de toda forma de violencia, pero que personalmente creo que igual que los que responden hoy ante la lay por haber explotado ante vuestra indiferencia (que son una minoría de la que no se debe generalizar), debéis responder vosotros por haber arrebatado miles de vidas y haber hecho imposibles muchas más.

Hasta la próxima, Magazineros.

Delusion

Anuncios