Me sorprende descubrir, que el libro más leído del año 2012 ha sido la trilogía de las 50 sombras de Grey, publicados por la escritora Erika Leonard James o E.L. James como firma en sus libros.

Este libro trata la historia de Ana, una chica de 20 años, estudiante de literatura, espontánea, educada, que siempre dice lo que piensa y no le gusta que la controlen. Ana se enamora perdidamente de Christian Grey, un joven empresario de éxito, muy dominante y controlador. Ambos se adentran en una relación sexual orientada al BDSM (sexualidad extrema no-convencional), en la cual él ejerce como dominante y Ana como sumisa. Mientras lees la trilogía no es para nada extraño encontrarse con situaciones en las que él, azota con la mano, con la regla o con la fusta a Ana, también hay escenas en las que la esposa o amordaza.

Con este pequeño resumen de las actividades sexuales que el libro contiene, pretendo que el lector de este artículo, que no haya leído esta trilogía de éxito, se haga una idea de por dónde van los tiros.

Ante la notoriedad que este libro ha conseguido, se han hecho todo tipo de valoraciones, como que es un libro porno para mujeres, que reaviva la sexualidad de los matrimonios, incluso de lo más curioso es el vídeo de Amazon promocionando el libro, en el salen distintas situaciones familiares en las que la mujer se está masturbando leyendo el libro (adjunto el vídeo al final).

Y mi valoración ante los millones y millones de libros que ha vendido son las siguientes:

Pensé que la práctica del BDSM era un hábito de una minoría, y que el resto de gente “normal” lo veía como algo perverso para personas perturbadas, ya veo que esto no es así.

Me sorprende ver que las mujeres hayan tenido tal aceptación hacia un libro, en el que se azota, amordaza y esposa, además de controlar en todo momento la vida social de la protagonista. Y no solo lo han aceptado, sino que corren rumores que se masturban leyéndolo.

Entonces, uno se pregunta, ¿realmente la mujer siente placer y fantasía con el BDSM? ¿o simplemente la da morbo leerlo pero nunca lo practicaría con su pareja o con su amante?, ¿es la mujer por naturaleza sexualmente sumisa? Creo que es un tema complejo del que no pararíamos de hacernos preguntas, y un tema muy delicado para sacar conclusiones.

Por cierto, para los hombres, tener cuidado en el sexo, que lo mismo dais un azotito inocente pensando que la va a gustar y os lleváis como dirían en mi pueblo “la ostia padre”.

Un saludo Magazineros.

  Borigna

Síguenos en twitter

Anuncios