Caña de cerveza

Fuente: directoalpaladar.com

Alegraos amantes de el elixir dorado, la barriga cervecera es un falso mito. La cerveza no engorda. Los estudios afirman que esta bebida contiene un bajo contenido calórico y más aun su modalidad sin alcohol. Así lo aseguran Jesús Román Martínez, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de dietética y Fernando Goñi, endocrino y nutricionista del Hospital de Basurto.

La cerveza por sí misma no engorda. De hecho, un consumo moderado de esta bebida, de hasta medio litro diario, asociado a una dieta como la mediterránea, no engorda y reduce el riesgo de diabetes e hipertensión. Además, está elaborada con ingredientes naturales como agua cebada y lúpulo.  Una ingesta moderada aporta vitaminas, minerales, carbohidratos y antioxidantes.

El consumo de cerveza puede formar parte de una dieta saludable siempre que sea moderado, siendo mejor la variedad sin alcohol. Las cantidades diarias recomendadas son de unas tres cañas para los hombres y dos en el caso de las mujeres. Las calorías que aporta cada una de estas, aproximadamente 45 por cada 100 ml, son similares a las de un zumo de naranja, que cuenta con 43 cada 100 ml. En la variedad sin alcohol, el consumo desciende hasta las 17 calorías.

La barriga cervecera y el mito de que la cerveza engorda, aclaran los especialistas, viene asociado al consumo de tapas y raciones que se consumen habitualmente junto a esta, como es costumbre en nuestro país. Además, la mayoría de estos alimentos son de alto contenido en grasas y aportan una gran cantidad de calorías. Como alternativa, se recomiendan al menos algunas variedades más saludables para acompañar a la cerveza, como vinagretas y encurtidos.

Así que desde Magazineando os recomendamos, y siempre con un consumo moderado, que toméis unas cañas a nuestra salud.

 

Jimypg

 

 

Síguenos en Twitter 

 

Anuncios