Son muchas las imágenes devastadoras que ha dejado el huracán Shandy a su paso por Nueva York (Nueva York, EE.UU), hemos podido ver imágenes del metro inundado, de casas inundadas, de coches a la deriva…Pero aquí tenemos una cuantas que relacionan a uno de los objetos mas cotidianos de nuestra vida en los últimos 5 años y el huracán Shandy, el teléfono móvil.

Uno de los efectos del huracán ha sido la interrupción del suministro eléctrico para la una parte importante de la población, a priori y ante semejante castratofe puede parecer una de las cosas mas insignificantes, puesto que lo mas importante es prestar atención medica a los heridos y proporcionar alimentos y cobijo, amén de las labores de reconstrucción para que todo vuelva lo mas pronto posible a la normalidad.

Pero entra a escena una necesidad más, todos coincidimos en que no es vital como las anteriores, pero si demasiado importante para mucha personas, el estar continuamente conectado. Es por eso que se han instalado muchos puntos callejeros para poder cargar la batería de los teléfonos móviles. Las imágenes hablan por si solas, podemos ver una mesa llena de dispositivos móviles cargando sus baterías y sus dueños esperando a que finalice la carga.

Personalmente me inclino por pensar que esta necesidad surge de querer estar contacto con tus seres queridos, de comunicarte con ellos para decirlos que estas bien, que estas a salvo, que ha sido una gran catástrofe, pero que el peligro ya ha pasado, que ahora toca empezar de nuevo y esperar reunirte pronto con ellos, de  tranquilizarlos.

No quiero pensar que en unos momentos tan difíciles alguien necesite ansiosamente actualizar su estado de facebook, o compartir imagenes con su familiares, o twitear lo primero que se le pase por la cabeza después de haber perdido su hogar.

Sea de la manera que sea, no cabe duda de que el teléfono móvil ha cobrado una importancia realmente importante en la vida de las personas.

Anuncios