Logo NBA sobre parque

Fuente: NBA.com

Esta noche se encienden de nuevo las luces, se alza el telón, los flashes de las miles de cámaras crean un mosaico en el pabellón abarrotado, millones de miradas atentas a la pista de parquet. Esta noche comienza una nueva temporada de la NBA, la competición de baloncesto más laureada del mundo, que consigue aunar audiencias millonarias de los cinco continentes. Esta vez, sin el lockout de la temporada anterior, promete ofrecer emociones fuertes durante los nueve meses que quedan hasta las finales.

Y no son pocas las novedades que ha deparado la pretemporada. Sin duda está será otra de las grandes temporadas por el potencial que presentan algunos de los equipos. Los mejores, una vez más, han acumulado talento para conseguir el preciado anillo de campeones. Como en las mejores producciones de Hollywood, Miami, Lakers y Oklahoma extienden la alfombra roja para presentar a sus millonarias estrellas. Ellos son los tres máximos aspirantes al título, pero no deben olvidar la exigencia que requiere esta liga que castiga cada fallo con derrotas difíciles de asumir. Sin embargo, tras una década de ausencia de grandes dinastías de campeones como antaño, todos los equipos tratarán de jugar sus bazas.

Fuente: marca.com

Los actuales campeones, los Miami Heat de Spoelstra, serán los encargados de abrir el telón en un duelo vibrante con los míticos Celtics de Boston. Aunque a priori pueda parecer un partido desequilibrado, los de Massachussets conocen como nadie la mística de la competición y saben vender cara su piel. Además, el encuentro no está exento de cierto morbo, ya que la estrella bostoniana Ray Allen abandonó el pasado verano la disciplina green para buscar el calor de Miami y aportar su experiencia al Big Three -LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh-, de los Heat. La principal razón, saborear el oro una vez más. Pero no solo los de Florida contarán con cuatro superestrellas en su plantel, los renovados Lakers intentarán un último asalto antes de ver agotarse el talento de Kobe Bryant. En un elenco hollywoodiano, han rodeado al escolta de Philadelphia de Dwight SupermanHoward, Pau Gasol y el incombustible Steve Nash.  Y por último, los últimos finalistas, un conjunto coral, el equipo de jóvenes atletas que arrasa en la liga regular, los novatos Oklahoma City Thunder, tratarán de deshacerse del papel de eternos aspirantes para convertirse en una realidad. Su media de edad, su físico y su potencial, hacen de ellos un equipo temible a largo plazo, pero corren el riesgo de quedar desmembrados si los resultados inmediatos no son los esperados. Este año, sin ir más lejos, no fueron capaces de retener a una de sus estrellas, la barba más cotizada de la NBA, el escolta James Harden. El californiano fue el mejor sexto hombre de la pasada temporada, pero se ha marchado a Houston en busca de los minutos y el reconocimiento que le faltaba en los corales Oklahoma.

Solo quedan nueve meses para esperar, y disfrutar, y saber quién es el próximo campeón que inscribirá su nombre en el Hall of Fame. En una competición que tiende a mitificar a los grandes equipos y jugadores, todos buscan desde mañana jugar sus bazas para lucir el deseado anillo. LA Lakers

Síguenos en Twitter

Jimypg

Anuncios