Hoy en día estamos acostumbrados al ya famoso “retoque” en las fotos, que no es otra cosa que modificar una fotografía digitalmente para que mejorarla (en el mejor de los casos), o para mostrar una cosa totalmente distinta a lo que la foto en si debería ofrecer. El programa mas comúnmente conocido para tales efectos es Photoshop, y su éxito se lo debe en mayor parte a la cantidad de famosos del mundo del cine y la televisión que lo usan para retocar sus fotos y mostrarlas al mundo, sin esa arruga que tanto acompleja, o ese “michelín” que no le ha dado tiempo a eliminar antes de su posado playero.

Pero en 1945, con un mundo sumido en la mayor de todas las guerras, pocos podían siquiera vislumbrar tales avances como el que hoy nos ofrece el retoque digital de las fotografías, aunque algunos muy avispados, ya consiguieron modificar una fotografía para mostrarla al mundo.

La foto que encabeza el articulo, corresponde a la toma de Berlín por por parte del ejercito Rojo (Mayo de 1945),  indica el final de la segunda guerra mundial, el Tercer Reich de Hitler ha llegado a su fin. Esta instantánea fue de gran valor político, puesto que tanto Soviéticos como Americanos, aunque aliados, tenían otra guerra, la de ser los primeros en conquistar Berlín, ciudad que Hitler hizo estandarte de la Alemania Nazi. Americanos e Ingleses por el Oeste, Soviéticos por el Este, la bandera que ondea en la foto deja claro quien se llevó el gato al agua.

Ahora tocaba mostrarla al mundo, declarando que la guerra había acabado, que el ejercito Rojo había vencido a las tropas de Hitler, una imagen que muestra Berlín, la ciudad que el nazismo había tomado como estandarte, asolado por las bombas. Y una bandera soviética sobre el  Reichstag (Parlamento alemán, el ejercito rojo tomaba a este edificio como uno de los símbolos del régimen nacionalsocialista), era la mejor propaganda que los Soviéticos podían hacerse frente al mundo.

Pero esa no es la verdadera fotografía que se tomo en aquel momento y en aquel lugar, o por lo menos no muestra todo lo que capturó la cámara, como también muestra algo más de lo que en realidad se fotografió. Aquí tenéis la foto original:

Viendo la fotografía original, el mensaje es claro, pero los Soviéticos se dan cuenta de que la foto no es perfecta, o por lo menos no tan perfecta como ellos quisieran, así que necesitan retocarla antes de mostrarla al mundo.

En un primer lugar deciden oscurecer la foto, y añadir humo en el cielo de fondo, según unas teorías se hizo con el único fin de dar a la foto una imagen más impactante y mas agradable a la vista, otras teorías van más allá y apuestan por que la foto se tomo días después, de forma premeditada y no fortuitamente, de ahí la necesidad de añadir el humo. Esta es la foto correspondiente al primer retoque:

Sea de una manera u otra, hay que reconocer que el retoque favorece al fin de la foto, pero no es definitivamente la que se divulgaria por el mundo entero. La foto aún necesitaba de otro arreglo, el más importante…

En la ultima foto, se puede apreciar como el soldado que sostiene al que coloca la bandera, porta un reloj en cada muñeca, algo que sin duda alguna revela el saqueo por parte del ejercito soviético. Si volvéis a mirar la foto oficial, veréis como el reloj de su mano derecha ha desaparecido y el humo se ha oscurecido aún más.

Anuncios