En primer lugar quiero daros la bienvenida a todos.

Por lo que a mi respecta, como el objetivo es que esto sea algo cercano, cómodo, familiar, etc., etc. me vais a permitir que os tutee y que evite separaciones de género (me refiero a “miembros y miembras”, amig@s…) consciente de que en los días que vivimos es algo común, creo que todos somos mayorcitos para darnos cuenta de que hay cosas que hemos inventado que pueden obviarse en un entorno como este sin que nadie se sienta menospreciado, es más, muchas veces obviándolas lo que se consigue es crear un ambiente más cercano y distendido.

En fin, que aquí estamos para opinar, de lo que sea, pero opinar.

Voy a estrenarme con la reflexión que me merece la noticia de la mafia china que se dedicaba al blanqueo de dinero que ha salido a la luz esta semana.

Resulta que en un polígono, da igual el que sea y donde esté, se encuentra una serie de naves industriales, muchas naves industriales, que abastecen a la mayoría de negocios chinos no sólo de Madrid sino de muchos sitios de España. En estas naves estos señores tenían montada una muy gorda. Por cierto el jefe de esta mafia resulta no ser chino si no holandés.

Independientemente de las cifras que se habla que se blanqueaban, enormes todo sea dicho, esto me ha hecho reflexionar sobre una cosa: muchas veces los chinos son alabados por su capacidad de sacrificio, su sumisión, su abnegación en el trabajo y un sin fin de cosas más.

Se los compara con el comerciante del barrio, ese de toda la vida, que nos conoce, y nosotros a él, pero que no tiene su negocio abierto hasta las tantas de la noche y que los sábados por la tarde los dedica a descansar o a hacer las cosas que no ha podido hacer a lo largo de la semana, o a disfrutar de su hogar o su familia, a lo que quiera o pueda en definitiva.

Pero de la comparación lo que uno saca es que hay un negocio que nos abastece a cualquier hora de cualquier día que se merece toda nuestra simpatía.

Ahora tras destaparse esto resulta que muchos de estos negocios, estoy convencido de que no todos, alimentan esa trama de blanqueo de dinero.

Son tiempos difíciles para todos, conscientes de las dificultades que aparecen con los recortes que día a día nos sorprenden, pero ese blanqueo no deja de ser una estafa y una falta de respeto hacia quien de una forma u otra cumple con sus compromisos fiscales, o se aproxima a cumplirlos.

Sin querer hacer ningún tipo de campaña contra estos negocios creo que no estaría de más pensar sobre el tema.

Otra cosa que me ha llamado la atención de la noticia es que había algún que otro concejal metido. Concejales, cargos públicos; públicos y electos. Algo que, desde mi punto de vista, no es de recibo en un país democrático. Bueno pues a pesar de ello la gran noticia no era esa, era que había de por medio un afamado actor porno, algo mucho mas trascendental que un pobre concejal. Por cierto me acabo de enterar que uno de los concejales ha dimitido, gesto que le “honra”.

Un saludo amigos.

Anuncios